julio 20, 2024

Regionalpuebla.mx

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Selecciona los temas sobre los que quieres saber más

Masacre de Srebrenica: «Debemos saber qué pasó»

Masacre de Srebrenica: «Debemos saber qué pasó»
Comenta la foto, Sabrija Hajdarevic es una de los miles de bosnios cuyos seres queridos fueron asesinados en 1995.

  • autor, Natasha Andjelkovic
  • Role, BBC Noticias Serbia
  • Informe de Srebrenica

Cada mes de julio, Sabrja Hajdarevic regresa a Srebrenica para visitar las tumbas de su marido y su padre.

Estaban entre unos 8.000 hombres y niños musulmanes bosnios asesinados en 1995 por las fuerzas serbias.

Esta mujer de 67 años vive ahora a miles de kilómetros de distancia, en Australia, pero el viaje anual significa mucho para ella.

Este año es aún más doloroso, ya que por primera vez el 11 de julio se celebrará como el Día Internacional de Reflexión y Celebración, con base en una resolución emitida por la Asamblea General de las Naciones Unidas en mayo.

La masacre de Srebrenica, reconocida por las Naciones Unidas como genocidio, marcó el horrible clímax de la guerra en Bosnia, un conflicto que estalló después de la desintegración de Yugoslavia a principios de los años 1990.

En Bosnia, uno de los estados emergentes posteriores a la secesión, había tres comunidades en conflicto: por un lado, los serbios de Bosnia, apoyados por Serbia, y por el otro, los bosnios y croatas.

Comenta la foto, En mayo, la Asamblea General de las Naciones Unidas votó a favor de designar el 11 de julio como día de recuerdo de las víctimas.

La ciudad fue declarada zona segura de la ONU en 1993 y un pequeño grupo de fuerzas de paz internacionales tuvo la tarea de protegerla de cualquier ataque.

Pero en julio de 1995, las fuerzas serbias de Bosnia -dirigidas por el comandante militar Ratko Mladic- irrumpieron en la ciudad, aplastando a las fuerzas de paz que no protegieron a los civiles que se refugiaron allí.

Las fuerzas serbias arrestaron a los hombres y jóvenes de la ciudad, y la mayoría de ellos nunca más fueron vistos con vida.

Fueron asesinados en gran número o ejecutados por un pelotón de fusilamiento cuando intentaban escapar por las colinas boscosas que rodean Srebrenica.

Fuente de imagen, Imagen de FEHIM DEMIR/EPA-EFE/REX/Shutterstock

Comenta la foto, Las fuerzas serbias mataron a unos 8.000 hombres y niños musulmanes

La masacre del 11 de septiembre de unos 8.000 hombres y niños se ha convertido en la peor matanza masiva en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Unas 1.000 personas siguen desaparecidas.

Posteriormente, Ratko Mladic fue condenado a cadena perpetua por crímenes de guerra, incluido genocidio, y casi 50 serbios de Bosnia también fueron condenados.

La reciente resolución de la ONU, que declaró el 11 de julio Día Internacional de Reflexión y Conmemoración del Genocidio de Srebrenica, también condenó cualquier negación de la masacre y glorificación de los criminales de guerra.

Pero la mayoría de los serbios de Bosnia, así como muchos habitantes de Serbia, han negado repetidamente que lo ocurrido en Srebrenica en 1995 constituyera un genocidio.

«Deberíamos saber qué pasó, en lugar de difundir todas estas mentiras», dice. «Me duele el alma».

Algunas familias bosnias llevan décadas esperando para enterrar a sus seres queridos, ya que el proceso de identificación es largo y difícil.

Sabriga pudo enterrar el cráneo de su marido, la única parte del cuerpo que fue exhumada.

Los restos de su padre aún no han sido encontrados, aunque ella sabe que fue asesinado cerca de su casa en Srebrenica, donde su madre presenció el asesinato.

Seis meses después del asesinato de su padre, también murió su madre. “Tristeza”, dice Sabriga, tratando de contener las lágrimas.

Muchas víctimas de la masacre de Srebrenica están enterradas en el cercano cementerio de Potocari. Hay miles de sencillas lápidas blancas en un campo en la ladera de una colina, rodeado de bosques.

Comenta la foto, Perija Dilek perdió a su marido y no recuperó sus restos hasta 2005

Perija Delic también perdió a su marido en la masacre. Sus restos no fueron encontrados hasta una década después y fue enterrado en 2010.

El año pasado, Pereja decidió regresar a Srebrenica desde Malta, donde buscó refugio después de la guerra.

Su hijo musulmán se casó con una mujer ortodoxa serbia que dice que “ama mi baklava”, en referencia al delicioso postre que cocina.

Antes de la guerra de los años 1990, Srebrenica era una ciudad poblada principalmente por musulmanes bosnios.

La población es ahora mayoritariamente serbia y algunos residentes fueron soldados durante el conflicto.

Después de la guerra, Bosnia se dividió en dos entidades: la República Srpska y Bosnia y Herzegovina. Srebrenica se encuentra en República Srpska.

En los años posteriores a la guerra, la población bosnia disminuyó mientras que la población serbia aumentó, pero ahora tenían un problema en común: el desempleo.

«Aquí no hay problemas entre serbios y bosnios, pero las tensiones provienen de gente de fuera», dice Slavisa Petrovic, un serbio de 37 años que dirige la oficina de turismo local.

Pero dice que la ciudad necesita empleos para alentar a la gente a quedarse.

Slavisa añade que la reciente resolución de la ONU sobre la masacre no cambió nada.

«La gente está abandonando Srebrenica ahora como antes». [the adoption of the resolution]»No hay empleos, como nunca antes los hubo».

Hay señales del declive de la ciudad. Un popular spa y hotel de lujo cerraron después de estar abandonados durante décadas. Sus paredes están cubiertas de graffitis.

Comenta la foto, Slavisa Petrović dirige la oficina de turismo local

Los caminos que conducen a las aldeas cercanas, donde alguna vez vivieron agricultores con ganado sano, ahora están cubiertos de maleza.

Muchas casas locales siguen en ruinas. Hay una mezquita y una iglesia cristiana ortodoxa en la ladera de una colina que domina la ciudad, y las heridas dejadas por la guerra aún no han sanado.

Los niños serbios y bosnios van juntos a las guarderías y escuelas locales, y las fotografías de la nueva generación se exhiben con orgullo en un espacio público del centro de la ciudad.

Pero es probable que estos jóvenes pronto se vayan para siempre.

Slavisa se siente triste porque los lugareños siguen abandonando la ciudad. «Siento que se van de mi casa», dice.

Comenta la foto, Srebrenica parece una ciudad en decadencia

Sólo tres de sus compañeros de clase viven todavía en Srebrenica, el resto se ha mudado a otra parte.

Sin embargo, está decidido a quedarse.

Pero también admite que es poco probable que su hija de cuatro años sienta lo mismo cuando sea mayor.