febrero 9, 2023

Regionalpuebla.mx

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Selecciona los temas sobre los que quieres saber más

Cómo Marruecos venció a Portugal – The New York Times

Cómo Marruecos venció a Portugal - The New York Times

Sin embargo, las historias de Marruecos son sobre millones de árabes, musulmanes y norteafricanos que se unen detrás de un equipo de una manera que este torneo no ha visto.

Este apoyo fanático estuvo en plena exhibición dentro del Estadio El Thomama, que durante 90 minutos (más ocho minutos de descuento mortal) fue como una esquina en Casablanca, Rabat o Marrakech. Cada período de posesión portuguesa fue recibido con agudos silbidos, y cada incursión marroquí en el otro sentido fue recibida con el tipo de vítores estruendosos que amenazaban con empujar el balón hacia la portería portuguesa.

READ  Russell Wilson de Bronco - Gran victoria en Seattle sin muñequera

El próximo paso en el viaje mágico de Marruecos llegará contra Francia en el partido de semifinales del miércoles, enfrentando a la antigua colonia contra sus antiguos colonizadores. Pero mientras Marruecos celebraba la victoria del sábado, el resultado probablemente significó el final de otra era.

Ronaldo llegó a Qatar como una de las personas más famosas del mundo y uno de los mejores futbolistas de cualquier época. Pero a los 37 años llegó como un turista excéntrico. Ya no juega en un club profesional, ya que fue abandonado por el Manchester United. Su posición en el once titular de Portugal, que dominó durante casi dos décadas, era tenue. Cuando Portugal llegó a los octavos de final, la había perdido.

Contra Suiza, Ronaldo vio cómo su joven reemplazo, Gonzalo Ramos, se declaraba heredero aparente, anotando tres goles asombrosos.

Pero ante la resuelta defensa de Marruecos, Ramos y los portugueses se desanimaron cuando el muro de silbidos alcanzó su punto máximo y se quedó allí. Ronaldo subió al escenario 40 minutos antes del final, una plataforma para producir otro acto heroico, un momento cinematográfico final en una carrera llena de momentos cinematográficos.

En la punta de ataque que incluía una línea de cuatro delanteros en intentos cada vez más desesperados de romper la resistencia marroquí, Ronaldo no pudo torcer la Copa del Mundo a su antojo. Corría, perseguía balones atrás, saltaba para cabecear balones, intentaba buscar ángulos de tiro, todo y cualquier cosa para romper la paroxística barrera marroquí.