septiembre 29, 2022

Regionalpuebla.mx

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Selecciona los temas sobre los que quieres saber más

Ene. 6 conclusiones: ‘gritando’ y Trump nunca envió un tweet

WASHINGTON (AP) — El tuit del presidente, que algunos vieron como un “llamado a las armas”. Una reunión «descontrolada» en la Casa Blanca. Extremistas violentos planean atacar la capital tras las mentiras del presidente Donald Trump sobre el fraude electoral.

En su séptima audiencia, el panel de la Cámara de Representantes del 6 de enero mostró el martes evidencia adicional A Trump se le ha dicho en repetidas ocasiones que sus afirmaciones de fraude son falsas, pero sigue insistiendo de todos modos. Al mismo tiempo, recurrió a una audiencia potencialmente más amplia en Twitter, algunos de los cuales eran violentos, y el 6 de enero de 2021 pidió a Washington que «se volviera loco» y no solo protestara cuando el Congreso certificó la victoria del presidente Joe Biden.

‘Una llamada a la acción… una llamada a las armas’

Trump tuiteó el 19 de diciembre sobre una «gran protesta» en una próxima sesión conjunta del Congreso: «¡Estad allí, va a ser salvaje!»

La representante de Florida Stephanie Murphy, miembro demócrata del panel, dijo que el tuit “sirvió como un llamado a la acción y, en algunos casos, un llamado a las armas”. Dijo que el presidente “pidió respaldo” al argumentar que el vicepresidente Mike Pence y otros republicanos no tuvieron el coraje suficiente para tratar de bloquear la certificación de Biden mientras presidía la sesión conjunta.

El representante de Maryland, Jamie Raskin, otro miembro del caucus demócrata, dijo que el tuit «electrizó e inspiró» a los partidarios de Trump, especialmente entre los «peligrosos extremistas en guardias de sermones, Proud Boys y otros grupos racistas y nacionalistas blancos de extrema derecha que luchan».

Después de que los simpatizantes planearon viajes a Washington y tuitearon, algunos de ellos usaron una retórica violenta y hablaron sobre matar policías, el grupo mostró una colección de videos y publicaciones en las redes sociales.

Una reunión ‘anhing’

El equipo unió videos de las entrevistas para describir un encuentro inquietante el 18 de diciembre, casi minuto a minuto, horas antes del tuit de Trump.

Cassidy Hutchinson, ex asistente de la Casa Blanca, testificó directamente ante el comité hace dos semanas., convocó una reunión entre asesores informales y asesores de la Casa Blanca, y desestimó las afirmaciones de fraude como «absolutas» en un mensaje de texto a otro asesor de Trump más tarde esa noche. Otros asistentes describieron la reunión como «apuñalada» y calumniosa, ya que los asesores no tenían evidencia para respaldar sus teorías descabelladas sobre el fraude electoral y los abogados de la Casa Blanca respondieron agresivamente.

READ  Los futuros de acciones están subiendo ya que los índices apuntan a corregir las pérdidas semanales

Los videoclips incluyen el testimonio del abogado Sidney Powell, quien presentó algunas de las peores teorías.De alguna manera estaba vinculado a afirmaciones falsas de fraude, incluidas máquinas de votación comprometidas y termostatos pirateados.

El abogado de la Casa Blanca, Eric Hershman, uno de los asistentes que respondió, calificó las teorías de «locas» y «ha llegado al punto en que la protesta está completamente fuera de control».

Trump comenzó a hablar con un grupo informal de asesores sin asistentes de la Casa Blanca en lo que los asistentes describieron como seis horas caóticas de ida y vuelta. Tanto el abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, como Powell dijeron en entrevistas que Cipollone se apresuró a interrumpir la reunión. Powell bromeó diciendo que pensaba que Cibolone había establecido un nuevo «récord de velocidad de avance» al llegar allí.

Cibolon se sentó con el equipo para una entrevista personal. Después de una citación la semana pasada, dijo que no creía que el equipo le estuviera dando un buen consejo a Trump, y él y otros abogados de la Casa Blanca les preguntaron: «¿Dónde están las pruebas?». Dijo que seguía preguntando. Pero no obtuvieron una buena respuesta, dijo.

Unas horas más tarde, a la 1:42 a. m., Trump tuiteó instando a sus seguidores a ir a Washington el 6 de enero..

Un rebelde, y ex-guardián del juramento

Dos testigos estaban presentes en la sala de interrogatorios. Para Testimonio – Un amotinado que se declaró culpable de irrumpir en el Capitolio y un ex Oath Keeper que contó sus experiencias con el grupo.

Stephen Ayres, quien se declaró culpable de alteración del orden público el mes pasado y está programado para ser sentenciado en septiembre, dijo que estuvo en Washington el 6 de enero a instancias de Trump y abandonó el Capitolio varias veces después de Trump. horas- les dijo en un tuit que se fueran. “Básicamente estamos siguiendo lo que dijo el presidente”, dijo Ayers.

Menos de un mes después de su arresto, dijo, «cambió mi vida, y no para mejor», y que se aferre a cada palabra de Trump lo enfurece, y algunos todavía lo hacen. Cuando la representante de Wyoming, Liz Cheney, le preguntó si todavía cree que las elecciones fueron manipuladas, Ayers dijo: «Ahora no tanto».

READ  La alpinista de esquí estadounidense Hilary Nelson fue encontrada muerta en el monte Manaslu en Nepal

Jason van Dettenhove, ex asociado del líder de Oath Keepers, Stewart Rhodes, quien dejó el grupo años antes del levantamiento, dijo que el grupo era «militantes violentos».

“Creo que debemos dejar de andar con rodeos y hablar de hechos, va a ser una revolución armada”, dijo. «Quiero decir, la gente murió ese día… Podría haber sido la chispa que inició una nueva guerra civil».

Rhodes y otros miembros de la Guardia Juramentada, junto con otro grupo de extrema derecha, los Proud Boys, han sido acusados ​​de traición en los casos más graves jamás presentados por el Departamento de Justicia en el ataque del 6 de enero.

Dentro de la Casa Blanca

El comité reveló que Trump había estado planeando durante días hacer marchar a sus partidarios en el Capitolio, y que se uniría a ellos.

El grupo mostró un borrador de tuit, sin fecha y nunca enviado, que decía: “Por favor venga temprano, se espera una gran multitud. Luego marcha al capitolio. ¡Deja de robar!” Y mostraron mensajes de texto e intercambios de correos electrónicos entre planificadores y asistentes de la Casa Blanca sobre el plan secreto para la marcha.

Después del mitin de Trump, «es solo entre nosotros y tenemos una segunda etapa en la Corte Suprema», escribió Kylie Creamer, una de las organizadoras del mitin, a un confidente de Trump. «POTUS nos va a hacer marchar allí / al Capitolio». La gente intentará «sabotearlo» si lo encuentran, dijo.

Murphy dijo en su mitin que el llamado del presidente a una marcha «no fue un llamado a la acción espontánea, sino una estrategia deliberada predeterminada por el presidente».

El testimonio de Hutchinson el mes pasado se centró en la voluntad de Trump de marchar con los manifestantes y su ira. A los oficiales de seguridad que no lo dejaron ir.

El comité examinó el discurso de Trump en el mitin de esa mañana y algunas de sus improvisaciones sobre el vicepresidente Mike Pence que no estaban en los borradores originales del discurso. Al final, mencionaría al vicepresidente ocho veces, diciéndole a la multitud que esperaba que Pence «hiciera lo correcto» y tratando de bloquear la certificación de Biden en una sesión conjunta del Congreso.

READ  Guerra Rusia-Ucrania: actualizaciones en vivo - The New York Times

Consejos ignorados y arrepentimiento de los empleados

Como lo han hecho en muchas audiencias, el comité mostró a los legisladores testimonios en video de asistentes de la Casa Blanca que dijeron que no creían que hubo un fraude generalizado en las elecciones y se lo dijeron al presidente. Varios asesores dijeron que estaban convencidos de que la victoria de Biden era un trato, incluso después de que los estados certificaran a los votantes el 14 de diciembre y las demandas de la campaña de Trump fracasaran en los tribunales.

La hija del expresidente Ivanka Trump, dic. Dijo que su sensación era que la elección había terminado después de las 14 y «probablemente antes». La exsecretaria de prensa de la Casa Blanca, Kaylee McEnany, dijo en ese momento que estaba planeando la vida después de la Casa Blanca. El secretario de Trabajo de Trump, Eugene Scalia, dijo que le dijo al presidente en una llamada que era hora de que Biden cantara victoria.

Y luego estaban los arrepentimientos. En un intercambio de texto divulgado por el grupo, el exasesor de la campaña de Trump, Brad Parscale, le escribió a la asistente Katrina Pearson: «Me siento culpable por ayudarlo a ganar esta semana» y «Si yo fuera Trump, mi retórica mataría a alguien».

«No es retórica», respondió Pearson.

Parscale escribió que «Katrina» todavía participa en una llamada de estrategia semanal con los asesores de Trump. «Sí, lo era.»

¿Manipulación de pruebas?

Al final de la audiencia, Cheney reveló nueva información: Trump intentó llamar a un futuro testigo y el comité advirtió al Departamento de Justicia sobre la llamada.

Según Cheney, el testigo no contestó la llamada. No identificó al testigo, pero dijo que era alguien de quien el público nunca había oído hablar.

El grupo dijo anteriormente que las personas en la órbita de Trump se comunicaban con los testigos de formas que reflejaban o al menos creaban la apariencia de una influencia indebida.

___

Los periodistas de Associated Press Alana Durkin Richer, Michael Kunzelman, Jill Colvin, Amanda Seitz y Lisa Mascaro contribuyeron a este despacho.

___

Ene. 6 Para una cobertura completa de las audiencias, vaya a https://www.apnews.com/capitol-siege.